«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 7 de octubre de 2013

¿Acabará Nicaragua con la violencia de género?

Aquí hay varias cuestiones a considerar:

1. La ley en si es una ley de "discriminación positiva", es decir, su carácter es más negativo que positivo pues se centra fundamentalmente en el castigo y en menor medida en la educación... Y en si misma entra en contradicción con el artículo 27 de la constitución política del país..., este reza:

Arto. 27.- Todas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho a igual protección. No habrá discriminación por motivo de nacimiento, nacionalidad, credo político, raza, sexo, idioma, religión, opinión, origen, posición económica o condición social.

2. Una ley que discrimina positivamente a un grupo -independientemente del que sea- inevitablemente genera un grupo de discriminados, en este caso concreto los hombres... Implícitamente la ley está diciendo que la violencia ejercida por un hombre es más grave por si que la que ejerce una mujer... Considérese que en el caso de Nicaragua, en 1999, el MINSA estimó que el 5% de la violencia doméstica era ejercida por mujeres, física y psicológica. En el 2007 se estimó en el 7%.

3. En Nicaragua no hay un programa de educación integral dedicado a eliminar la lacra de la violencia doméstica en todas sus formas -salvo en papeles y proyectos-; de hecho el gobierno mismo estimula y reafirma doctrinas religiosas judeo-cristianas que tienen un carácter patriarcal y machista, y que extiende y reproduce la cultura de sometimiento de la mujer a la figura masculina...

4. La ley debería de ser neutral en su redacción, la violencia doméstica es violencia independientemente del sujeto, de la condición sexual del sujeto que la ejerce; o lo que es lo mismo, comportar igual castigo independientemente del caso... Esto además arroja una evidencia..., serán los hombres los más castigados por esa ley "neutral" pero tampoco se tendrán medidas menores en caso de que estos sean las víctimas... Con el agregado de que no se rompe la supuesta igualdad.

5. Si la ley precedente no funcionó, también una ley negativa, fue por fallos en su aplicación... Sin educación apropiada no hay cambio de paradigma...

6. La declaración de Alba Luz Ramos Vanegas, presidente de la Corte Suprema de Nicaragua al respecto de la ley, recogida en el documento a continuación es repugnante; sencillamente un funcionario de justicia no debe entender que porque los sistemas precedentes haya sido discriminatorios respecto a la mujer es justo que a los hombres se les discrimine bajo ese premisa. ¿Olvidará la señora que el patriarcado y el machismo son reproducidos indistintamente por hombres y mujeres? ¿Acaso sería justo crear la figura de la "chiva expiatoria" para enmendar el "chivo expiatorio" de la sociedad matriarcal prehistórica?

7. Un cosita más a propósito de los derechos de la mujer, cuando se derogó la ley que regulaba el aborto terapéutico, se creó un vacío legal que aún espera ser resuelto de manera satisfactoria... ¿Acaso esa indefensión de la mujer no es violencia del Estado burgués patriarcal en contra de la mujer nicaragüense?

El documento:


Nicaragua implementa una normativa para terminar con la violencia doméstica. Se da la circunstancia de que esta ley surge en un escenario con el marcado carácter patriarcal de la sociedad.

Un golpe contra la pared, la cicatriz que quedará para siempre con Celine. El maltrato físico y moral en su contra empezó en la niñez al ser agredida por su padre. Las agresiones se convirtieron en parte de su vida familiar, y ese horror regresó cuando su marido empezó a cruzar la línea roja.

"Primero el maltrato físico, palabras vulgares, llegó a golpearme y me aventó contra la pared. Me siento más mal, las ofensas que el dio, es lo que siento más mal", confiesa Celine.

Celine, quien ya había sufrido agresiones anteriormente por parte de su exmarido, trató de hacer una denuncia… pero el proceso entró en un círculo vicioso. Según el esquema anterior, la víctima debe dirigirse primero a la Policía, luego acudir al Instituto de Medicina legal, donde le daban cita para casi tres semanas más tarde. Y después: la autoridad judicial, defensa, el Ministerio de la Familia. Un largo proceso que las mujeres preferían abandonar.

"Anteriormente, ya había denunciado y cuando me mandaron fuera me dieron cita de 20 días. En 20 días se me había olvidado todo el maltrato que me había hecho", dice Celine.

Para facilitar estos trámites, el Gobierno ha lanzado un proyecto piloto llamado 'Modelo de Atención Integral'. En las nuevas comisarías, que por ahora existen solo en Managua y un distrito en el norte, se pueden realizar todos los procedimientos necesarios. Aparte de la atención inmediata, la iniciativa incluye una campaña de prevención y promoción de los valores familiares.

La ley 779, dirigida a brindar mayor protección a las mujeres, fue adoptada a duras penas debido a las numerosas denuncias por parte de los hombres que exigen la anulación de la iniciativa, ya que se sienten discriminados. Y es que según la nueva normativa, la violencia hacia las mujeres está tipificado ahora como un delito resultado extremo de la violencia.

"Muchas veces se dice que la ley es discriminatoria, que discrimina al hombre, lo cual es totalmente absurdo porque a lo largo de los siglos la que ha sido discriminada y tratada de forma desigual es la mujer", comenta Alba Luz Ramos Vanegas, presidente de la Corte Suprema de Nicaragua.

Las mujeres como Celine, que ahora está esperando el seguimiento de su caso en la corte, son muchas. Y a pesar de que no todas ellas tienen el valor para denunciar, el país va con paso lento pero seguro hacia un futuro mejor para ellas.

Por su parte, la directora del Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua, Juanita Jiménez Martínez, opina que aunque la cultura machista esté enraizada a nivel político, los proyectos como la Ley Integral contra la Violencia hacia Mujeres ayudan a ofrecer algo de resistencia y oposición.

"Lamentamos tener una cultura tan totalmente machista, que también está relacionada con la práctica política y permea totalmente en la clase política". Según la experta, partidos políticos que se declaran liberales, también acaban alejándose "del postulado básico de la libertad y la igualdad". "Por eso las leyes y las luchas contra la violencia resultan muy amenazantes al poder patriarcal", declaró a RT Juanita Jiménez.


RT Actualidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»