«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 22 de octubre de 2015

Sobre la desviación derechista en el Partido Comunista (bolchevique) de la Unión Soviética; Stalin, 1929

[Enlaces de DESCARGA y LECTURA del texto en PDF al final del documento]

«No somos una tertulia familiar, no somos una peña de amigos personales, sino el partido político de la clase obrera. No se debe permitir que los intereses de la amistad personal se coloquen por encima de los intereses de la causa». (‪Iósif Vissariónovich Dzhugashvili‬, ‪Stalin‬, Sobre la desviación derechista en el Partido Comunista (bolchevique) de la Unión Soviética, 1929)


Introducción de «Bitácora (M-L)»

Era deber rescatar uno de los documentos de Stalin referentes a la lucha contra la tendencia derechista dentro del Partido Bolchevique, la cual tuvo como actor fundamental a Bujarin. El documento consta de una caracterización del cuerpo ideológico de esta desviación en donde se demuestra la inconexión de estas ideas con el marxismo-leninismo, en un momento de agudización de la lucha de clases y de plena ofensiva socialista contra los elementos capitalistas en el interior del país. Será pues de gran utilidad para el lector interesado en la formación político-ideológica, al tiempo que le permitirá detectar las mismas desviaciones en las organizaciones y luchas contemporáneas. Entendemos pues que un exhaustivo repaso en lo referente a la vigilancia, detección y eliminación de dicha desviación es totalmente necesario para los marxista-leninistas de todo tiempo, no sólo porque el «derechismo» ha causado últimamente más perjuicios que el «izquierdismo», sino porque al estudiar concienzudamente dicha figura, el bujarinismo, se observará que esta es la fuente primaria de inspiración para otros revisionismos: Browder en Estados Unidos, Tito en Yugoslavia, Mao Zedong en China, Gomułka en Polonia, Nagy en Hungría, Sejfulla Malëshova en Albania o el propio Voznesensky años después en la Unión Soviética.

Se podrá apreciar como Stalin comenta y refuta varias de las tesis de los oposicionistas. La lucha se terció:

1) Las teorías que bregaban por el mantenimiento de un campo de pequeños productores privados, en lo que se llamó inicialmente la «teoría del equilibrio» –sin ver el cambio cualitativo que supone el koljoz ni las relaciones que establece con el Estado socialista–;

2) La mutación de estas posiciones antimarxistas en la última resistencia tras comenzar la colectivización a gran escala: la teoría de la «integración de las clases explotadoras» del campo y la cuidad en el sistema socialista –queriéndose por ejemplo otorgar las mismas prerrogativas y trato desde el Estado al kulak que al resto de campesinos por ejemplo en dicho proceso de colectivización–;

3) Contra el intento de aminorar la tasa impositiva al campesinado a la hora de la industrialización, haciéndose eco del «retraso» de la Unión Soviética pero queriendo superar el atraso industrial mediante mecanismos antimarxistas;

4) Contra el peligro que nace de quién no comprende que mientras no exista en su plenitud el sector socialista, el sector capitalista se reproduce aunque sea a pequeña escala y poco a poco engendra burguesía, como es el caso de la reproducción de pequeños productores, pero también por supuesto los concesionarios o el kulak, y por tanto se mantienen la explotación del hombre por el hombre;

5) Contra la absurda idea de que el explotador perderá el ánimo al lucro y entregara su poder económico y político para que el socialismo triunfe –pese a perjudicar a sus intereses de clase–;

6) Contra la idea pequeño burguesa que reniega de la industria y su incidencia en la colectivización impidiendo que el campesino perciba el cambio y beneficio que supone la nueva organización mecanizada;

7) Contra el intento de los oposicionistas de disipar las diferencias de principios dentro del partido y comprenderlas como diferencias insignificantes, contra la idea de la coexistencia de ideas burguesas y pequeño burgueses en el partido proletario y su enquiste en el partido bajo fracciones y líneas. En definitiva, la lucha contra la desviación derechista dentro del partido es la lucha contra la idea liberal de un socialismo que beneficie a explotadores y explotados.

8) En contra de la idea de que el partido es una tertulia familiar o un club de amigos. Con ello se busca fustigar la idea que es normal que en cada militante, a la hora de desempeñar sus tareas puede primar la familiaridad, las amistades personales y otros factores que a la hora de emitir opiniones, críticas y autocríticas sobre temas políticos distorsionan la verdad.

Notas

[1] Lectura Online AQUÍ ó Descarga AQUÍ.

[2] Todos los documentos del autor editados por el equipo de este Blog AQUÍ.

[3] Todos los documentos editados por el equipo del Blog en el apartado BIBLIOTECA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»