«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 27 de septiembre de 2013

La escenificación de los ataques con armas químicas en Siria.

Padres que "descubren" a sus hijos en múltiples ocasiones en diferentes lugares. Los mismos niños aparecen "muertos" en vecindarios geográficamente distantes


Por James Corbett, Agnes Mariam y Michel Chossudovsky

Después del ataque con armas químicas en Siria se difundieron ampliamente secuencias espantosas de las víctimas del ataque en un esfuerzo para provocar la ira del público e incitarlo a apoyar una intervención militar.

Ahora un nuevo informe sobre esas secuencias establece inquietantes inconsistencias y manipulación del vídeo y cuestiona la narrativa del ataque y sus víctimas. Ver abajo vídeo (en inglés) de Global Research TV con los antecedentes.


Resumen de la transcripción

Durante esta semana, el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-Moon presentó los resultados del equipo de inspección de armas químicas de la ONU enviado a Siria el pasado mes para reunir evidencia sobre el ataque con armas químicas del 21 de agosto en Ghuta.

El informe ha sido utilizado como justificación para las afirmaciones de EE.UU. y del Reino Unido de que el ataque provino del gobierno sirio, pero en realidad no llega a esa conclusión. El mandato del equipo de inspección se limitó a determinar si tuvo lugar un ataque, no de dónde provino, limitando sus resultados a un simple enunciado de los hechos:

“Sobre la base de la evidencia obtenida durante nuestra investigación del incidente en Ghuta, la conclusión es que, el 21 de agosto de 2013, se utilizaron armas químicas en el actual conflicto entre las partes en la República Árabe Siria, también contra civiles, incluyendo niños, en una escala relativamente grande”.

La determinación de dónde se originaron los ataques es por supuesto el tema crucial, hablando geopolíticamente. Si el ataque se originó en el gobierno sirio marcaría una seria escalada en el conflicto, pero si las armas fueron lanzadas por los terroristas significaría que el ataque fue una provocación de bandera falsa, hecha para "llevar" a EE.UU. y a sus aliados a una intervención militar armada en el país.

Como los analistas han tratado por todos los medios de señalar, el motivo para un ataque semejante siempre ha sugerido que era más probable que los terroristas hayan sido los culpables en Ghuta, no el gobierno sirio. Han estado perdiendo la guerra terrestre contra las fuerzas del gobierno sirio durante meses, y sabían que el uso de armas químicas era la “línea roja” que Obama había fijado como el umbral para una intervención militar. Los que argumentan a favor de la culpabilidad de Asad tienen que creer que no solo recurrió repentina e inexplicablemente al uso de armas químicas contra su propio pueblo sin tener una razón militar estratégica, si no que esperó hasta que inspectores de armas químicas de la ONU llegaran al país antes de hacerlo.

Los antecedentes y la historia del conflicto también proveen amplia evidencia de que los terroristas tienen armas químicas en su posesión, y que están entrenados y motivados para utilizarlas. En diciembre pasado se informó que fuerzas estadounidenses estaban entrenando a fuerzas terroristas en el manejo de armas químicas. También en diciembre pasado, los insurgentes presentaron un vídeo mostrando sus operaciones de armas químicas y amenazando con utilizarlas contra partidarios del gobierno. Y en julio de este año, Rusia presentó un exhaustivo informe de 100 páginas a las Naciones Unidas describiendo cómo la insurgencia terrorista era de hecho culpable del ataque con armas químicas del 19 de marzo en Khan al-Asal en las afueras de Alepo.

Pero a la luz de este último ataque con armas químicas, el Reino Unido, EE.UU. y Francia han publicado todos sus propios estudios de inteligencia culpando a Asad por el incidente y llamando a la “comunidad internacional” a que aumente la presión sobre el gobierno sirio. Los informes, sin embargo, se contradicen en numerosos sitios, con cálculos descabelladamente diferentes de las víctimas en los eventos, sugiriendo que las agencias de inteligencia que produjeron los informes ni siquiera se pueden poner de acuerdo en los detalles más básicos del ataque.

Ahora aparece nueva evidencia de que los ataques fueron utilizados y manipulados por los terroristas a fin de "provocar" a EE.UU. y sus aliados a una intervención armada en Siria. Esta evidencia sugiere que los vídeos utilizados por EE.UU. y sus aliados para concluir lo que ocurrió en Ghuta fueron por cierto cuidadosamente escenificados para mostrar una narrativa que culpara a Asad por los ataques.

Las primeras indicaciones de esta conspiración emergieron temprano, cuando un análisis de expertos de los vídeos sugirió inconsistencia en las propias secuencias.

Ese análisis fue posteriormente ampliado por un informe de ISTEAMS, un grupo por los derechos humanos basado en Siria que trabaja en conjunto con el Instituto Internacional por la Paz, la Justicia y los Derechos Humanos. En ese informe exhaustivo publicado en GlobalResearch.ca el 16 de septiembre, se documentan numerosas discrepancias e inconsistencias en la grabación filmada.

El informe documenta mediante testimonios de testigos presenciales y evidencia en vídeo que el área afectada había sido abandonada en gran parte por los residentes locales en los días anteriores al ataque. Pero en el filme posterior, se muestran grandes cantidades de niños víctimas. Existen muy pocas secuencias de padres con sus hijos, y las pocas que existen muestran a algunos de los padres que aparentemente “descubren” a sus hijos en múltiples ocasiones en diferentes lugares. En otras partes se muestra a los mismos niños colocados en diferentes formaciones en vecindarios geográficamente distantes. El informe concluye que las secuencias fueron cuidadosamente escenificadas para crear el mayor impacto emocional en audiencias extranjeras. Estos vídeos fueron luego usados por el gobierno de Obama para convencer al Senado de sus argumentos a favor de una intervención militar.

La presidenta de ISTEAMS y una de los principales investigadores del informe, Agnes Mariam, se sumó al Informe Corbett para discutir los problemas que presenta la narrativa oficial del ataque con armas químicas proveniente de Washington y sus aliados.

El informe de ISTEAMS plantea numerosas preguntas inquietantes sobre las escenas en los vídeos de Ghuta. ¿Eran niños locales las víctimas del ataque? Si fuera así, ¿por qué estaban allí después que las áreas habían sido abandonadas en gran parte? ¿Dónde están sus padres? En los días después del ataque, la doctora Bouthaina Shaaban, consejera del gobierno de Asad, suministró una respuesta igualmente inquietante a estas preguntas a 'Sky News'.

Estos informes se conectan con vídeos colocados por la Oficina de Prensa Muyahidín en youtube solo seis días antes del ataque confirmando que los terroristas habían secuestrado a cientos de mujeres y niños de las aldeas rurales del bastión alauí Latakia para utilizarlas como monedas de cambio en el conflicto. ¿Fueron llevadas esas víctimas de secuestros a Ghuta para ser muertas en el ataque con armas químicas? ¿Es el motivo por el cual tantos niños se encontraban en esas áreas casi vacías, y por el cual tan pocos padres aparecen en el vídeo lamentando el fallecimiento de sus hijos?

Aunque se necesita urgentemente más investigación y examen por otras organizaciones para establecer la identidad de las víctimas del ataque de Ghuta y el paradero de las familias secuestradas en Latakia, los informes, si son verídicos, son pruebas de los más ignominiosos crímenes de guerra imaginables y de las más crueles manipulaciones de evidencia para ajustarla a un objetivo.

Ahora, EE.UU. y sus aliados están tratando de utilizar el nuevo informe de la ONU en combinación con la “evidencia” en vídeo de las consecuencias del ataque para justificar el uso de fuerza militar para apoyar el proceso de desarme químico de Siria. Algunos incluso piden que Asad sea procesado por crímenes de guerra sobre la base de ésta y otra evidencia manipulada de la misma manera.

A fin de impedir la continuación de estos planes bélicos y que estas imágenes de propaganda sean usadas para justificar la intervención militar, es vital que este último informe de ISTEAMS sea descargado, difundido ampliamente, y exhaustivamente investigado.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»