«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 12 de agosto de 2013

Maquila obliga a empleados a "usar pañales" para no perder tiempo al ir a los baños

Nuestros gobiernos, no veo excepciones salvo la isla, nos venden que la inversión extranjera, que los tratados de libre comercio y similares; son el mecanismos por medio de los cuales nuestras naciones alcanzarán el desarrollo. Lo que nunca dicen es que es mediante esos tratados que nos han vendido, una y otra vez como mano de obra esclava, que no barata, que han vendido nuestros derechos laborales, sindicales, nuestros derechos humanos elementales, nuestra dignidad de pueblo, incluso en donde las leyes civiles de los Estados son aplicables; no dicen que esa forma de inversiones solo hace que aumentar la deuda, interna y externa, que no dejan ningún beneficio para el país más allá de miserables salarios, pues todas esas empresas deslocalizadas no sólo no pagan impuesto alguno, sino al contrario, se les incentiva económicamente para que no dejen nuestras fronteras… Vamos, un ciclo interminable de explotación y re-explotación…

Y no pasemos por alto, que tras el golpe militar sufrido por Honduras –apoyado por la administración Obama-, los países regionales reaccionaron tibiamente, tan es así, que una vez el golpista entregó el poder todas las relaciones volvieron a sus normales causes… Y ya no hubo crítica, ni condena, pero el pueblo que se siguió y sigue resistiendo a golpe militar, ha sido ultrajado, asesinado, desaparecido… y vuelto a asesinar… Pero esta vez con el silencio cómplice de la región que busca unidad en lo imposible…

El documento:


Por Marino Ortariz

La denuncia la realizó el secretario General de la CGT Daniel Durón, quien aseguró que la empresa no había permitido las investigaciones de varias denuncias y que ahora se hará por la mediación de autoridades estadounidenses.

Una empresa maquiladora de capital Coreano, que fabrica arneses en el país para exportarlos a Estados Unidos, será investiga por una misión de derechos humanos y autoridades hondureñas, porque estaría obligando a los empleados a usar pañales para evitar la pérdida de tiempo cuando van al baño a realizar sus necesidades fisiológicas, reveló el dirigente obrero Daniel Durón.

En declaraciones al telenoticiero TVN Hondured, Durón manifestó que la investigación y supervisión a la maquila se logró después de varios esfuerzos a nivel internacional, considerando que la empresa no había permitido el ingreso a las autoridades hondureñas para conocer una serie de denuncias que violentan los derechos de los trabajadores.

El también secretario general de la Central de Trabajadores de Honduras (CGT), dijo que la empresa promueve unos cuatro mil empleos en la fabricación de arneses que se exportan a Estados Unidos, pero la visita se hará en conjunto con las autoridades del ministerio de Trabajo, incluidos representantes de las embajada de Corea y estadounidense representados en el país.

Reiteró que esta denuncia, fue informada y conocida desde hace varios meses atrás y no se había podido hacer nada, pero que se logró la mediación de organismos de Derechos Humanos y del Trabajo de Estados Unidos para lograr “ingresar” a las instalaciones.

“Se ha denunciado que los empleados usan pañales para que se orinen en ellos y no vayan a los sanitarios”, señaló el dirigente quien reiteró que esa es una de las muchas denuncias que se han generado en torno a la empresa que identificó con el nombre de “Lear”, pero que oficialmente se conoce como Honduras Electrical Distribution Systems-Kyungshin-Lear (Estados Unidos/Corea), según las referencias.


HonduDiario


No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»