«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 1 de agosto de 2013

El Gobierno egipcio ordena a la policía dispersar a los partidarios de Mursi

Sigamos los acontecimientos… Como ya he manifestado, el problema egipcio es muy complejo así que hay que entender la gran fórmula que ha llevado a la actual situación:

1. El derrocamiento de Mursi se da a instancia del Mubarakismo existente, sobre todo entre los cuerpos castrenses, y con el apoyo de la embajada de EEUU, este último, muy interesado en disipar la influencia de los Hermanos Musulmanes en la reconfiguración geoestratégica de la región. De hecho, la primera evidencia de esa lucha dentro del frente imperialista es el abandono del poder del emir catarí en favor de su hijo, el que ha procedido disipando el sobre-protagonismo de Catar en los conflictos regionales.

2. Los Hermanos Musulmanes se encuentra en una encrucijada; por un lado pretende recuperar el poder del único país al que han accedido mediante elecciones, del otro y antes su indisposición de perder el poder, se enfrentan a la posibilidad de perder el apoyo del imperialismo en aquellos países en donde accedieron al poder por intermediación de la OTAN-CIA-AL Qaeda, es el caso de Libia y Túnez. Sin menospreciar su voluntad de consolidarse en el poder en Turquía con el ex hermano musulmán Erdogan… (se cree que nunca ha dejado de militar), y claro está de hacerse con el control de Siria tras una eventual intervención imperialista…

3. Para el imperialismo Egipto también es una encrucijada, pues por intermediación de Mursi han conseguido desactivar la rama política de HAMAS; lo que ante los actuales hechos queda invalidado… Esto no significa que una dictadura laica no sería factible para el imperialismo…, pues salvo el caso palestino, tendrían todo el vasallaje que hasta ahora han cumplido los Hermanos Musulmanes, con el detalle que los laicos no tienen la vocación expansionista de los islamistas…

4. Entre tanto, el pueblo egipcio está a merced de la espontaneidad, y del discurso chovinista de las dos expresiones de la burguesía en pugna, ambas bajo la estela de la embajada de EEUU… Esto continuará de ese modo mientras las fuerzas proletarias revolucionarias no sean lo bastante fuertes como para convertirse en vanguardia… Ha de decirse que en este momento, el único factor a favor de la consolidación de las fuerzas obreras, es que las contradicciones que han dado lugar a la convulsión social solo harán que aumentar…

El documento:


El Gabinete interino que gobierna en Egipto con el apoyo de los militares tras la deposición del presidente islamista Mohamed Mursi ordenó hoy a la policía poner fin a las manifestaciones de los Hermanos Musulmanes que no reconocen la legitimidad de las nuevas autoridades.

A través de una declaración televisada, el Gobierno anunció su decisión de “tomar todas las medidas necesarias” para poner fin a las continuas protestas que suponen “una amenaza a la seguridad nacional”.

Los partidarios de los Hermanos Musulmanes celebran continuas manifestaciones antigubernamentales desde que el presidente Mursi, fuera apartado del poder el pasado 3 de julio. Se niegan a cesar las protestas callejeras a pesar de los violentos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

“Ya no podemos admitir que continúe la peligrosa situación en las plazas de Rabaa al Adawiya y Nahda, el terrorismo y los bloqueos de carreteras, habida cuenta del peligro que ello implica a la seguridad nacional”, subraya la declaración.

La prensa egipcia interpreta este documento como luz verde para dispersar a los simpatizantes de Mursi.


Ria Novosti

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»