«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 19 de julio de 2013

Quiebra Detroit, la llamada ciudad motor de EEUU

Cosas que hay que entender:

1. El crecimiento económico de Detroit y de su industria automotriz se da bajo las premisas introducidas por el New Deal de Roosevelt (keynesianismo), que se basaron en una altísima intervención del estado… en todos los sectores sociales…, fundamentalmente en la industria…, y que se caracterizó por los mecanismos reguladores…

2. Con la llegada del neoliberalismo los mecanismo reguladores de la banca y la industria en general se flexibilizaron o desaparecieron, acompañado de la globalización económica que provocó la deslocalización de la industria pesada, cuya pretensión fue abaratar costo y aumentar beneficios… Esta se vio estimulada por la reducción de los impuestos de importación para esas empresas que aunque ya no producían -salvo su aparato administrativo- dentro del país…, seguían y siguen siendo consideradas como partes del mismo...

3. Aunque se produjo una gran inyección de capitales por parte de la administraciones Bush y Obama con vistas a recuperar la industria, las causa fundamentales, que no son otras que las condiciones de producción y competencia generadas por el capitalismo-neoliberal, nunca fueron atendidas… De ahí que toda intervención solo podía prolongar el fracaso…

Evidentemente que aquí nos enfocamos en la industria automotriz por ser la más importante de la municipalidad afectada, pero los efectos de la crisis concreta de este sector de la industria no podía dejar de afectar a todo el tejido económico y sociale…

El documento… 


Detroit, cuna de la industria automotriz estadounidense y una vez la cuarta ciudad más poblada del país, se declaró en bancarrota, y ahora tendrá que esperar que la Justicia decida si acepta la petición de suspensión de pagos de su abultada deuda.

La noticia, confirmada por las autoridades este jueves, también equivale a la mayor quiebra municipal en la historia nacional en esos términos, según destacan hoy diversos medios de prensa.

Esta fue la salida después que el director de emergencias de la llamada Ciudad Motor, Kevyn Orr, no pudo llegar a un acuerdo fuera de los tribunales con los tenedores de bonos, fondos de pensiones y otros acreedores.

El gobernador del estado de Michigan (medio oeste), Rick Snyder, dijo que aprobó una solicitud de Orr para acogerse al capítulo 9 de protección por bancarrota.

Snyder (republicano), nombró a Orr en marzo para que abordara el complejo tema de la deuda a largo plazo de la ciudad más grande de Michigan, que se estima en unos 18 mil 500 millones de dólares.

La Casa Blanca expresó ayer que el presidente Barack Obama y sus asesores siguen de cerca a la situación en Detroit, la ciudad más grande de Michigan.

“Es triste”, dijo Terence Tyson, cuando se enteró de la quiebra al salir de su trabajo en el edificio municipal de Detroit, destaca un reportaje del diario The New York Times.

Al igual que muchos allí, pareció reaccionar con resignación, silencio y la incertidumbre acerca de lo que está por venir, pero no con sorpresa, porque el escenario se “veía venir hace tiempo”, dijo Tyson.

Recuerda el rotativo que Detroit se expandió a un ritmo impresionante en la primera mitad del siglo XX con la llegada de la industria del automóvil, y luego decayó en las últimas décadas a un ritmo igualmente notable.

La capital del motor lleva en caída libre desde los noventa y, erradas gestiones de alcaldes, a lo que se sumó la crisis financiera de 2008, terminó por condenarse a la suspensión de pagos a una urbe que fue el símbolo del poder industrial de esta nación.

Una ciudad de un millón 800 mil habitantes en 1950, es ahora el hogar de solo 700 mil personas, así como a decenas de miles de edificios abandonados, lotes baldíos y calles sin luz, reseñó el Times.

Algunos expertos en quiebras y líderes de la ciudad lamentaron las consecuencias probables del anuncio.

Anticipan más recortes de beneficios para los trabajadores de la ciudad y de los jubilados, más reducciones en los servicios para los residentes, y un efecto perjudicial sobre los préstamos.

Pero otros, incluyendo algunos empresarios de Detroit piensan que la quiebra parecía la única opción que quedaba y que podría conducir finalmente a una revisión de los servicios de la ciudad y un plan para pagar alguna versión reducida de las deudas que la abruman.


Prensa Latina
Diario Octubre

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»