«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 1 de julio de 2013

Las protestas en Brasil ponen en duda la reelección de Rousseff

Lo cierto es que el PT-Corporation, independientemente del líder del momento, ha perdido una grandísima oportunidad de realizar una transformación total del sistema político-económico del Brasil, suponiendo, claro está, que el PT-Corp. sea una organización política de izquierda lo que queda en dudas partiendo de su alianza fundamental con la burguesía nacional e internacional, y la libre apropiación que esta efectúa de los recursos existentes, y fundamentalmente del plus valor… Es esencial comprender que el universo de las fuerzas productivas del Brasil trabajan en beneficio de la clase dominante, una condicionalidad que se ha protegido y desarrollado bajo el ejercicio político del PT-Corp. que se ha arrojado en los brazos del neoliberalismo…

En este escenario surge un nuevo error de la organización política en cuestión, pues busca culpables fuera cuando el origen del todo está, como ya hemos expresado, en la organización misma…

El documento:
 

Las masivas protestas que estremecen a Brasil desde hace ya veinte días le han restado popularidad y votos a la presidenta Dilma Rousseff y tendido un grueso manto de dudas sobre su posible reelección el año próximo.

Una encuesta difundida este sábado por la firma Datafolha reveló que las manifestaciones que han movilizado a miles de brasileños han tenido un impacto directo y demoledor en la imagen del gobierno de Rousseff, que ahora solo tiene el apoyo del 30 por ciento de la población.

Esta tasa supone una pérdida de 27 puntos porcentuales en relación al 57 por ciento de brasileños que respaldaba la gestión de la mandataria hasta el no tan lejano 8 de junio, justo antes de que las protestas pusieran al descubierto un profundo malestar social.

Datafolha también comprobó una gran caída en la intención de voto de Rousseff, que se sitúa ahora en un pico de 30 por ciento, frente al 51 por ciento que se le atribuía hace solamente un mes.

Entre los posibles candidatos presidenciales para el año próximo, quien más se ha beneficiado del derrumbe de la imagen de Rousseff ha sido la ecologista Marina Silva, cuya intención de voto subió del 16 al 23 por ciento. También mejoró el opositor Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña, quien cuenta ahora con el respaldo del 17 por ciento, frente al 14 por ciento que ostentaba un mes atrás.

Datafolha también planteó en su encuesta la posibilidad de que el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, antecesor de Rousseff, decida apostar su popularidad en las elecciones de 2014 para intentar impedir que el Partido de los Trabajadores (PT) abandone el poder, al que accedió en 2003.

El sondeo dice que si Lula da Silva fuera candidato obtendría un 46 por ciento de los votos y debería disputar una segunda vuelta con Marina Silva, quien frente el ex presidente tendría el apoyo del 19 por ciento del electorado.

Sin embargo, Lula da Silva ha dicho que no se postulará a un nuevo mandato y que la única candidata del PT es Rousseff.

Así lo ratificó la ministra de la Presidencia, Gleisi Hoffman, quien al comentar la encuesta de Datafolha aseguró que “Lula no es ni será candidato” y que la abanderada del PT será “la presidenta”.

No obstante, las protestas, que han revelado un profundo malestar en un país con un gobierno “popular y democrático”, como lo define el PT, han generado un mar de dudas y confusión en la coalición oficialista, que abriga a partidos de todo el espectro ideológico.


Libre Red


No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»