«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 30 de julio de 2013

El socialismo y la particularidad


«Existen leyes generales para la construcción del Socialismo —la LUCHA de CLASES, la DICTADURA del PROLETARIADO, la estatización de LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN, etc— este además contempla la necesidad de tomar en consideración la particularidad histórica de aquellos países que emprendan su construcción, un tema recurrente en el discurso de todas las formas de revisionismo; de ahí que es preciso comprender que esta particularidad se refiere al momento histórico concreto, al nivel de desarrollo en que se encuentran las fuerzas productivas en ese momento en un país concreto; o lo que es lo mismo, no tiene las mismas tareas de construcción un país con una economía precapitalista semifeudal en la que se ha de dirigir un proceso de industrialización para crear las bases del socialismo, que un país industrializado que ya cuenta con esa base industrial. En ese sentido, los elementos del Idealismo Filosófico, como la religión, que pueda tener ese pueblo NUNCA han de ser entendido como una particularidad a considerar en la CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO; pues a la postre son parte integral de la cultura del sometimiento desarrollada por el sistema al que se pretende destruir». (P.M.; KBML-1917.MK9, 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»