«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 6 de junio de 2013

Nicaragua: Sube cifra de embarazos por abusos en menores de edad

Meses de discusiones de porque era necesaria una ley de aborto que regulara por plazos su aplicación, que observara efectivamente cuales eran los casos en que aplicara, etc., etc., miles de argumentos médico-científicos y jurídicos… Pero siempre respondieron, por dios, por la religión, porque es pecado, porque somos cristianos…; todo acompañado de una imágen de un producto (feto) fallido de una edad gestacional próxima a los seis meses…

Pero mira por donde…, la realidad que es tozuda, se empeña en demostrar con datos fehacientes del por qué es necesaria esa ley sin ningún subterfugio… De hecho yo mismo he asistido a esa tragedia a la que son condenadas miles de menores por imposición social e irresponsabilidad de los políticos… Y tengamos claro, un revolucionario puede ser un político, pero desafortunadamente la inmensa mayoría de los políticos no son revolucionarios, aunque así lo reclamen… 

Luego está lo de las medidas necesarias para evitar estos casos que en definida son de salud pública… ¿A lo mejor si se preocuparan menos por comprar satélites?

El documento:


El trauma que viven muchas niñas nicaragüenses después de haber sufrido una violación sexual, no sólo se limita al daño psicológico, sino también al daño físico cuando a su corta edad, se convierten en madres.

Ese es el caso de Rosa. Tiene sólo 12 años de edad, pero en unos días dará a luz su primer bebé; una realidad que muchas niñas nicaragüenses atraviesan.

Las estadísticas de la Comisaría de la Mujer y la Niñez de Nicaragua, reflejan un incremento en las denuncias de abusos sexuales a menores de edad, que muchas veces terminan en embarazos.

“Es difícil quedar embarazada porque sé que todavía soy una niña y me da miedo morirme”, dijo Rosa.

Es el mismo temor que enfrentan las menores abusadas en su mayoría por familiares o vecinos.

La comisionada mayor, Herlinda Castillo, jefa de la Comisaría de la mujer y la niñez de la Policía de Nicaragua, conoce los números de memoria.

“En el año 2012 nosotros registramos 2,270 violaciones a menores de 13 a 14 años. En este año 2013, en el primer trimestre se registran 474 violaciones igualmente en este rango de edades menores de 13, y entre 13 y 14 años… son altas, pero además de eso estamos casi seguros que no estamos conociendo el total de violaciones que se dan a nivel nacional”, comentó Castillo.

El drama es aún mayor cuando las menores viven en condiciones de extrema pobreza, como el caso de Rosa, que ya dejó la escuela en busca de una fuente de ingreso que le permita mantenerse y mantener su futuro bebé.

“Debo trabajar en el mercado para ayudar a mi mamá, porque somos solas y necesitamos cuidar ahora a mi niña”, dijo.

Y es que estas niñas no sólo ven truncados sus sueños; además del dolor sufrido, las discriminan cada día en su entorno. Ese es el caso de July, que a sus dieciséis años es madre de dos niños, productos de abusos sexuales.

” Me han afectado muchísimo en mi vida …ya no he podido estudiar, igual también la sociedad porque la sociedad ya no me ve igual, no me ven como aquella jovencita, en mi familia no me tratan como antes”, comentó.

La trágica realidad alcanza no sólo las áreas urbanas, sino también las zonas rurales. Recientemente se reportaron dos niñas de doce años embarazadas por sus respectivos progenitores, en un pueblo de la costa Caribe.

“No hay detención de ninguno de los casos. Los dos son del triángulo mineros, y los dos son violaciones agravadas”, denunció Castillo.

La Comisaría de la Mujer y la Niñez dice que para disminuir el incremento de abusos sexuales tienen presencia en 61 municipios del país. En algunos de estos casos, donde los agresores son familiares de las víctimas, por lo regular no hay denuncia, lo que impide a la víctima acceder al sistema de Justicia.


Radio La Primerísima

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»