«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

sábado, 1 de junio de 2013

La policía turca confisca 2 kg de gas sarín en manos del Frente al-Nusra

Quien siga creyendo en la imparcialidad de la información dada por las corporaciones comunicacionales no solo está equivocado, sino que ha pasado a formar parte de la estructura que está generando las condiciones propicias para la guerra de intervención en Siria


En el marco de su investigación sobre los atentados perpetrados el 11 de mayo de 2013 en la ciudad de Reyhanli, cerca de la frontera siria, la policía turca realizó el 27 mayo una serie de registros en lugares donde residen varios miembros del Frente al-Nusra, en las localidades turcas de Adana y Mersin.

Los policías turcos arrestaron a 12 sospechosos y confiscaron además 2 kilogramos de gas sarín.

El Frente al-Nusra es la rama levantina de al-Qaeda y sus militantes iban a utilizar el gas sarín en territorio turco y en Siria. El gas sarín es un arma química prohibida por la ONU desde 1991.

El descubrimiento de la policía turca se produce en momentos en que el diario francés Le Monde publica, en su edición del 28 de mayo, un reportaje en 5 partes donde sus periodistas (Jean-Philippe Remy y Laurent Van Der Stockt) dicen haber sido testigos oculares del uso de gases por parte del Ejército Árabe Sirio contra los «rebeldes» en Jobar, un barrio de Damasco.

Le Monde sigue con este reportaje el esquema ya utilizado hace más de un año en un trabajo similar sobre la ciudad de Homs, igualmente publicado entonces por el cotidiano francés en los principales idiomas europeos y reproducido de inmediato en grandes periódicos de los países miembros de la OTAN.

Pero contiene numerosas incoherencias ya que describe una guerra química desatada casi en medio de la capital siria pero que sólo afecta a los «opositores», las personas afectadas muestran diversos síntomas pero sin convulsiones y las fotos que ilustran la primera de sus 5 partes muestran a «rebeldes» recibiendo cuidados con gotas oculares totalmente inútiles para alguien afectado por un arma química ya que estas son capaces de penetrar a través de la piel y no actúan como un simple gas lacrimógeno. Estos detalles muestran que, en lugar de ser un documento testimonial, se trata de una nueva obra de propaganda destinada a recibir la más amplia difusión con vistas al levantamiento del embargo europeo sobre la entrega de armas a los grupos armados que operan contra el régimen sirio.


Red Voltaire

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»