«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

sábado, 1 de junio de 2013

Mújica: "Es un papa que, si lo dejan, va a hacer una revolución en el seno de la Iglesia, hacia la sencillez"

Una vez más, vemos como salen en fila los líderes de la llamada «izquierda hispanoamericana, los seguidores o simpatizantes del «socialismo del siglo XXI», para recordar a sus pueblos que sus gobiernos siguen en estrecha relación con con la iglesia católica y el Vaticano, ayudando a perpetuar el idealismo religioso en la población. 

En esta ocasión Pepe Mújica «bendice» al nuevo Papa Francisco, y vende el viejo pero siempre utilizado mito por la iglesia, de que este nuevo Papa supondrá «un acercamiento a las juventudes», «una renovación», «un soplo de aire fresco», frases gastadas que ya por suerte muchos no aceptan ni toman en serio.

En cuanto a la dichosa frase de que el nuevo Papa hará una «revolución hacía la sencillez», en caso de ser cierto ¿qué tiene que ver la sencillez  en su modo de vida con la ideología reaccionaria que imprime la iglesia católica? ¿Acaso que el nuevo Papa no sea ostentoso va a eliminar de las 
«sagradas escrituras» de la Biblia sus epítetos machistas, racistas, genocidas, etc.? ¿Va a hacer que condene los crímenes históricos de la iglesia o los otros en los que ha cooperado como por ejemplo en las dictaduras militares del siglo XX?


¿Cuantas pruebas más necesita el pueblo uruguayo para darse cuenta que Mújica no tiene nada en común con el comunismo?

El documento:



Mújica: "Es un papa que, si lo dejan, va a hacer una revolución en el seno de la Iglesia, hacia la sencillez"

El papa Francisco recibió hoy en audiencia privada en el Palacio Apostólico del Vaticano al presidente de Uruguay, José Mujica, a quien el pontífice calificó de "hombre sabio".

Según informó el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, al término del encuentro, la audiencia entre el pontífice argentino y el presidente de Uruguay duró unos 45 minutos y, tras ella, Francisco dijo estar "muy contento por haberse reunido con un hombre sabio".

Vestido con una camisa azul sin corbata y un suéter verde bajo una chaqueta oscura, Mujica, de 78 años, fue recibido por el papa argentino con un abrazo y, antes de comenzar su reunión en privado, ambos recordaron a un "amigo en común" ya fallecido, el escritor y teólogo uruguayo Alberto Methol Ferré (1929-2009).

Sobre el escritor uruguayo, Mujica dijo que "nos abrió la mente", a lo que el papa respondió con un "nos ayudó a pensar", coincidiendo con la afirmación lanzada por el presidente de Uruguay.

En uno de los encuentros privados más largos que hasta ahora ha mantenido Francisco con un mandatario, el papa y Mujica mostraron gran sintonía y cordialidad entre ambos.

La audiencia comenzó como estaba previsto a las 11.00 hora local (09.00 GMT) y 38 minutos más tarde entró el secretario del papa, Alfred Xuareb, pero Francisco y Mujica continuaron con su conversación.

El presidente de Uruguay le regaló al papa una composición con tres estatuillas al estilo de los gauchos y un libro del propio Alberto Methol Ferré y de Alver Metalli, "La América Latina en el siglo XXI".

Por su parte, el papa hizo entrega al mandatario uruguayo de una copia del documento con las conclusiones de la Asamblea de Obispos Latinoamericanos de Aparecida (Brasil).

"Puedes mirar el índice y ver los temas que te interesan", dijo Francisco a Mujica, a quien despidió con un "muchas gracias por haber venido", tras lo que se volvieron a abrazar.

Mujica pidió al papa que la Iglesia Católica, por motivos de "humanidad", haga todo lo posible para que continúe el proceso de paz en Colombia y que éste "llegue a buen puerto" por todo lo que significa para toda América.

En una comparecencia ante los medios en Roma al término de su audiencia privada con Francisco, Mujica, reconocido no creyente, destacó el "peso social" que la Iglesia Católica tiene en Colombia y en la zona del Caribe y cómo esto puede contribuir a que tenga un papel destacado en las negociaciones entre las FARC y el Ejecutivo colombiano.

Al papa "le transmití algunas preocupaciones, algunas conocidas, como lo que está pasando en Colombia, que yo le doy una importancia de carácter trascendente. Y cuando digo lo que está pasando en Colombia es el proceso de negociación que se está llevando a cabo", dijo Mujica en la residencia del embajador de Uruguay ante la Santa Sede en la capital italiana.

"Teniendo en cuenta que el Caribe y Colombia son enormemente católicos, tengo que reconocer que entre las cosas que le pedí al papa, no en términos de rogativa, sino en términos de humanidad, que, teniendo en cuenta el peso social de la Iglesia Católica, hagan todo lo que puedan para que el proceso continúe y llegue a buen puerto, por lo que significa para Colombia y toda América", añadió.

Mujica explicó que el papa argentino, con quien se reunió en audiencia privada en el Vaticano durante unos 45 minutos en un clima de gran cordialidad y entendimiento, le respondió que "estaban informados y que la actitud de la Iglesia es positiva".

El presidente uruguayo aseguró que Francisco le "agradeció" asimismo que no haya "imprimido un Gobierno que buscara la polarización" de Uruguay y se ofreció para "estar a la orden de todo lo que sea posible" en su país, y que, en ese sentido, él también colaborará en cualquier "tarea humana" para la que le llamen desde la Santa Sede.

"Hay que ponerle calor militante, de compromiso. Yo le pido a esta Iglesia, y a todas, que traten de echar una mano militante, no solo en cuestión de recursos económicos, que no se arregla solo con recursos económicos. Hay que poner otros tipos de recursos", expresó el presidente uruguayo.

"Francisco -concluyó- "es un papa singular para los que somos del Río de La Plata. Es como hablar con un amigo del barrio. Es un papa que yo creo que, si lo dejan, se va a poner a hacer una revolución en el seno de la Iglesia, hacia la sencillez".

En un comunicado divulgado tras el encuentro, la Santa Sede explica que el presidente de Uruguay también se reunió este sábado con los secretarios de Estado y para las Relaciones con los Estados del Vaticano, Tarcisio Bertone y Dominique Mamberti, respectivamente.

"Los cordiales coloquios han permitido un intercambio de informaciones y de reflexiones sobre la situación socio-política del país y su papel en la región. En tal perspectiva, se han afrontado temas de interés común, como el desarrollo integral de la persona, el respeto de los Derechos Humanos, la Justicia y la paz social", reza la nota.

"En la conversación no ha faltado la constatación de la contribución hecha por la Iglesia Católica en el debate público sobre esas cuestiones, así como en la paz internacional, como también su servicio a toda la sociedad, especialmente en el ámbito asistencial y educativo", concluye.

Éste es el primer encuentro que tiene lugar entre el presidente de Uruguay y el argentino Jorge Mario Bergoglio desde que éste fuera elegido papa el pasado 13 de marzo, pues Mujica no pudo acudir a la ceremonia de inicio del Pontificado que se celebró seis días después en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

En un principio, Uruguay intentó que Francisco pudiera realizar una escala técnica en la capital, Montevideo, con motivo de su viaje a Brasil a finales de julio para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), lo que fue descartado, por lo que posteriormente se convocó esta visita de Mujica al Vaticano.

(Rd/Agencias)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»