«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

miércoles, 5 de junio de 2013

El satélite que viene...


«Que desastrosa lógica la del desarrollismo, satélite para un pueblo que necesita desarrollar su sistema sanitario, educativo, cultural —que si bien están siendo atendidos no han dejado de ser mediocres—, incluso mejorar el nivel adquisitivo de sus masas obreras. Luego está el punto en que el mismo significa endeudamiento (…) No sé porque estos proyectos me recuerdan a los señores feudales constructores de iglesias y palacios, cuyos súbditos se morían de hambre. Vamos, nuestra versión pinolera de aldea Potemkin (…) ¿Esto nos lo venderán como desarrollo? ¿Pretenderán que creamos que así se desarrolla un estado? ¿Será que se han dado a la tarea de leer mínimamente un par de renglones de economía política? ¿Desde cuándo administrar el estado capitalista en favor de las clases dominantes es socialismo? (…) En resumen, esto tiene todas las características elementales de la economía desregulada capitalista…, luego pretenden que creamos que es socialismo». (P.M.; KBML-1917.MK9, 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»