«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 21 de junio de 2013

El Gobierno de Brasil, en 'fuera de juego' por las protestas: "no comprenden el fenómeno"

No lo comprenden porque no puede comprenderlo, sencillamente la política económica del PT-Corporation es una continuación de la lógica sub-imperialista…, que se acompaña de la aplicación de una economía tecnocrática que solo favorece al capital privado, en donde se deja un margen reducido de presupuesto para atender los problemas coyunturales de la sociedad brasileña desde el simple y mero asistencialismo… y no en la resolución elemental de los problemas. Toda vez, que se destinan ingentes cantidades de recursos para escaparates capitalistas trasnacionales como los eventos deportivos…

El documento:


El analista político Adrian Salbuchi cree que el gobierno de Brasil no ha comprendido las protestas, ya que —dice— el pueblo se queja de que se descuiden los servicios públicos mientras se hacen inversiones millonarias en eventos deportivos.

“El gobierno de Brasil no ha comprendido adecuadamente este fenómeno social que se está dando en las protestas y que fueron disparadas por un aumento en las tarifas de transporte, pero que son de una raíz mucho más profunda”, comenta el analista político en declaraciones con RT.

Salbuchi considera que la inversión de miles de millones de dólares en el Mundial de fútbol de 2014 y en las Olimpiadas de Río de Janeiro de 2016 es lo que verdaderamente desata la ira en los brasileños, ya que —sostiene— “no se pone el mismo dinero” para mejorar el transporte, los centros de salud público y la educación.

Por otro lado, el experto recuerda que cuando empezaron las protestas, el propio alcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, se encontraba en París tratando de obtener para Brasil la sede de la Expo Mundial de 2020. Las autoridades de Brasil —dice el analista— “evidentemente no están leyendo la realidad” ni “los grafittis en las paredes que son la voz del pueblo”.

La presidenta Dilma Rousseff califica las protestas de legítimas y dijo estar dispuesta a escuchar el clamor de los manifestantes. Aunque varias ciudades ya han anulado los aumentos en las tarifas de transporte público, las protestas también cargan contra la corrupción y exigen mejoras en la educación y hospitales, así como un transporte público de calidad.


RT Actualidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»