«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 18 de junio de 2013

Dilma Rousseff pide escuchar la voz de la calle

Siempre el mismo discurso: escuchemos, discutamos, negociemos, etc.; al tiempo que desarrollan una brutal represión de las manifestaciones que haya sus orígenes en la política económica del estado y su lógica capitalista. El problema esencial del asunto radica en que Dilma pretenda hacernos creer que la manifestación por sí misma es una expresión de democracia –burguesa, puntualicemos-, cuando, es precisamente por las limitaciones de la democracia burguesa, las contradicciones que esta genera -especialmente la exclusión- y sus prioridades puestas en el mercado y la economía capitalista que la gente se ha lanzado a la calle esperando rectificaciones acordes a las consignas del gobierno que se pretende de izquierda… Ese que se ocupa de celebrar eventos deportivos la tiempo que se olvida de los coyunturales conflictos de la sociedad brasileña...

Pero claro, Dilma es una tecnócrata economicista que pertenece a una organización política que ha actuado y actúa como sucursal de la empresa privada…

El documento:


La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró este martes que “la voz de la calle debe ser escuchada”, tras varios días de protestas callejeras que reflejan el descontento popular de muchos brasileños por el aumento de los precios y los costos de organizar el Mundial de 2014.

Rousseff sostuvo que las multitudinarias protestas de los últimos días en las principales ciudades de Brasil “demuestran la energía de la democracia” y aseguró que su gobierno escuchará esas voces porque, dijo, al salir a la calle, “mandan un mensaje directo a los gobernantes”.

En la mayor manifestación hasta el momento, la de este lunes, cientos de miles de personas salieron a las calles de las principales ciudades brasileñas para protestar por la gran inversión de su país en eventos deportivos, como la Copa de Confederaciones -que se está celebrando estos días- o el Mundial de Fútbol 2014. Piden que ese dinero se gaste en otras partidas como salud o educación.


Cuba Debate

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»