«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 6 de junio de 2013

Diario de Estambul: un joven turco cuenta las razones de los disturbios

Kurtul Kaan, nos explica las razones de los disturbios en Turquía


Por Aytekin Kurtul Kaan
Mmiembro del Partido de los Trabajadores

El 28 de mayo se llevó a cabo una iniciativa de grupos ecologistas contra la construcción de un centro comercial y un cuartel en uno de los parques más importantes de la ciudad de Estambul, que es el Parkı Gezi. Para evitar esta acción, los manifestantes han ocupado el parque verde, y establecido un campamento.

En el evento estuvo muy tranquilo. Los manifestantes han leído poemas y novelas a la policía, cantaron canciones de los años 60 y bailaron durante horas.

Todo parecía tranquilo hasta la incursión de la policía en el parque en la madrugada del 30 de mayo. A las 5 de la mañana, la policía atacó y quemó los campamentos de los manifestantes y éstos han tenido que evacuar el área después de un feroz enfrentamiento.

En respuesta, casi todos los partidos de la izquierda, junto con los vecinos del barrio de Taksim (uno de los barrios más históricos de la ciudad de Estambul) afirmaron que era un ataque en toda regla y decidieron salir a la calle. Algunos partidos, como el Partido de los Trabajadores, el Partido Popular Republicano y el Partido de la Libertad y la Solidaridad ya estaban allí, incluso antes de la redada, pero la brutalidad policial ha desempeñado un papel importante en la transformación de una manifestación pacífica en una rebelión nacional.

El primer día de la segunda fase del evento, es decir el 31 de mayo, los enfrentamientos fueron entre la izquierda junto con los vecinos del barrio de Taksim y la policía. La policía utilizó gases lacrimógenos y agua comprimida disparada desde vehículos blindados para derrotar a los manifestantes que trataban de llegar a la plaza de Taksim. La lucha se prolongó durante todo un día y se llegó a un punto muerto.

Unas horas más tarde, durante las primeras horas del 1 de junio la lucha popular ha comenzado. Millones de personas en todas las provincias de Turquía, salieron a las calles para protestar contra la brutalidad policial y miles de ciudadanos que viven en la costa de Estambul asiática han cruzado el puente del Bósforo a pie, creando una escena gloriosa con la salida del sol por el fondo.
Pero ¿por qué todo esto ha llevado a la gente a manifestarse? Si siempre ha sido tan infeliz, ¿por qué no han actuado antes? ¿Por qué los medios de comunicación occidentales han definido a Turquía como un "país en paz"?

Estas son preguntas difíciles, pero todos ellos tienen una respuesta.


Un gobierno formado por una parte condenada

En primer lugar, el AKP (Adalet ve Kalkinma Partisi, el Partido de Justicia y Desarrollo), que es el partido del primer ministro Erdoğan, es un partido que ha sido condenado por el Tribunal Constitucional en 2008 por "fines políticos contrarios a la fundación Coloque la República". Ya en 2007, antes de las elecciones generales, las asociaciones y seculares kemalistas habían organizado "Los eventos de la República" que atraen a millones de personas a cada evento. Entonces la gente había mostrado su conciencia política, lo que indica que "los islamistas radicales en Turquía son apoyados por los Estados Unidos" y que "el carácter secular de la sociedad está en peligro." La historia le dio la razón real, sin embargo, no había sido testigo de la opresión.


Las detenciones de opositores políticos, académicos y líderes de la lucha contra la OTAN ponen en evidencia al gobierno

El año 2007 supuso una derrota electoral importante para los progresistas en Turquía con la reelección del partido de Erdogan. Todo el mundo pensaba que no podía ser peor, pero después de las elecciones, Turquía se ha visto sacudida por una serie de detenciones que (resultan en la investigación de Ergenekon) han elegido como objetivos gente pacífica que se oponían al gobierno de Erdogan, junto con los comandantes que se habían negado a la "hegemonía de la estructura militar de la OTAN en el ejército turco”. Según la acusación, estos personajes habían estado planeando un golpe de estado para derrocar al gobierno de Erdogan. Las acusaciones nunca fueron apoyadas por evidencia sustancial y por lo tanto las celebridades que han sido detenidos han permanecido en prisión más de cinco años, sin haber sido condenadas definitivamente.

Tras el inicio del proceso Ergenekon, las teorías conspirativas "legal" se han extendido de tal manera que Turquía se ha convertido en el país con el mayor número de periodistas en prisión (hasta el año 2013, había más de un centenar). Con estos procesos, "conectado", el gobierno de Erdogan ha intentado suprimir cualquier voz de la oposición, tanto en el ámbito periodístico, tanto en la esfera política, y dado que los cargos presentados a los tribunales dependían cada vez más de las escuchas telefónicas, la gente comenzó a tener miedo para criticar al gobierno en el teléfono (de hecho se han producido los teléfonos móviles que "no se puede remontar": obviamente, los teléfonos no tenían esta característica, pero esta táctica muestra con creces el nivel de opresión social en Turquía).


Más de la religión en las escuelas y los ataques a los valores republicanos

El gobierno de Erdogan, siguiendo el ejemplo del general Kenan Evren que lideró el golpe de Estado que llevó incluso a las clases obligatorias de religión en las escuelas públicas con regularidad, siempre ha tendido a añadir más clases de religión obligatorias en el plan de estudios y con el nuevo la legislación que cada estudiante debe seguir dos cursos sobre la educación religiosa hasta el nivel universitario. Por otra parte, el gobierno ha apoyado la transformación de muchas escuelas laicas en escuelas religiosas, obligando a los estudiantes a hacer una elección entre ser expulsado o comienzan a seguir un programa religioso. Esto, por supuesto, ha alimentado la ira de muchos estudiantes y padres de familia, que se han organizado numerosas manifestaciones en contra de esta ley.

La ambición de Erdogan no se detuvo allí. Después de su tercera victoria electoral comenzó a atacar las reformas republicanas de los años 20 y 30 (que había sentado las bases de una secular y socialista) en sus discursos, y de hecho hace dos semanas ha calificado implícitamente a las dos figuras más importantes la Revolución Turca, Mustafa Kemal Atatürk y Ismet İnönü como "un par de borrachos." Esta actitud de Erdogan fue estrictamente criticado por muchos escritores progresistas en Turquía y provocando la antipatía de la población laica.


La esfera económica: ¿qué "boom" económico?

Los medios occidentales siempre han hablado del "boom" económico de Turquía después de la llegada al poder de Erdogan y sus compañeros. En realidad, el "boom" no se ha hecho realidad, ya que el gobierno de Erdogan ha tratado de cubrir la deuda mediante la venta de los organismos públicos a las empresas multinacionales, aflojando las normas de la legislación laboral y la privatización de los costos. Así que, en el papel, Turquía era un país ideal para invertir, con una población joven y una economía en crecimiento, pero nadie se ha dado cuenta el hecho de que el país no gozaba de un alto nivel de producción nacional (por supuesto, una de las raíces principal de este hecho es que los hombres de negocios turcos fueron incapaces de competir con las empresas europeas después de la entrada de la unión aduanera de la UE). Por otra parte, la deuda actual real de Turquía es mayor que la griega y el verdadero nivel de desempleo está muy por encima del 10%.

Todas estas medidas han tenido un impacto en la sociedad. Según las últimas investigaciones de la Asociación de Comerciantes de Ankara, sólo el 16% de la población vive por encima del umbral de pobreza y el 14% de la población vive por debajo del nivel de la hambruna. El gobierno ha tratado de cubrir todos estos temas con los juegos financieros y con la imposición de la doctrina religiosa de las masas pobres.


2013: la explosión

Además de los problemas que he mencionado, la reciente política exterior del gobierno de Erdogan no ha sido visto así por la mayoría de la población: la política de hostilidad hacia el gobierno sirio ha creado muchos problemas comerciales en las provincias del sur, los grupos terroristas pertenecientes al "Ejército Libre Siria " han atacado a la familia alavite y después de los últimos ataques en Reyhanli (que han causado la muerte de más de 100 personas), Erdogan viajó a Washington para pedir permiso para invadir Siria en vez de escuchar los problemas de la gente. Se organizaron muchas manifestaciones masivas para protestar en contra de esta actitud de Erdoğan en el mes de mayo, sin embargo, el gobierno ha logrado evitar la ira de la gente.

Por estas razones, un pueblo oprimido, tranquilo y obediente, al parecer, se ha convertido en una vanguardia revolucionaria en contra de un régimen filoestadounidense, tras saltar una pequeña chispa. Tal vez este es el hecho que distingue el mayor movimiento popular en Turquía por los movimientos de la llamada "primavera árabe" en el sentido social y de la geopolítica, porque aquí el movimiento no está siendo financiado por los centros occidentales de la capital y nadie se levantó en armas.

Desafortunadamente, no podemos decir lo mismo de la policía que no duda en utilizar armas químicas como el Agente Naranja y golpeó brutalmente a civiles antes de detenerlos. Por otra parte, en dos días, la policía disparó contra los manifestantes: Ayer, la policía disparó a los partidarios del Partido Comunista, hubo cuatro heridos y un muerto.

... Y hoy en día, uno de nuestros compañeros de la Unión de la Juventud de Turquía Abdullah Comert fue asesinado por un policía que le disparó por la espalda. Pido disculpas porque cuando empecé a escribir este artículo, pensé que trataría de los acontecimientos con más detalle en el próximo artículo, sin embargo, la muerte de nuestro compañero me obligó a relatarles nuestro sufrimiento.

Su violencia es totalmente razonable, sin embargo - como el poeta Nazim Hikmet, "el miedo a la persona que ha traicionado a su pueblo, no tiene parangón."

Dedico este artículo y futuros artículos para el Compañero Abdullah, que murió por la libertad.


Ticinolibero
Tercera Información


2 comentarios:

  1. a mi en lo personal me parece interesante la reaccion del pueblo turco

    ResponderEliminar
  2. Creo que en el fondo es el producto del agotamiento del pueblo ante la indefensión neoliberal y privatización desarrollada por Erdogan, por los Hermanos Musulmanes que practican un política similar al social-cristianismo…

    ResponderEliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»