«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

miércoles, 1 de mayo de 2013

Hezbolá no descarta su intervención militar en el conflicto sirio

Como ya observamos en este espacio en el documento Breve análisis del conflicto Sirio. Una eventual invasión imperialista de Siria desataría un conflicto regional que incluso podría llevar al mundo a una tercera guerra mundial y a la extinción.


El líder del partido islamista libanés Hezbolá, Sayed Hasan Nasralá, anunció este martes que el movimiento, respaldado por Irán, podría intervenir en el conflicto sirio al lado del Gobierno si surge tal necesidad, según informó la agencia AP.

Nasralá expresó su convicción de que los rebeldes sirios no podrán derrotar al régimen del presidente Bashar al Assad y afirmó que Damasco "tiene verdaderos amigos en la región y en el mundo que no permitirán que Siria caiga en manos de EE.UU. o Israel''.

Asimismo, comentó que de momento no hay fuerzas iraníes en Siria, pero agregó: "¿Imagínense que pasaría en el futuro si las cosas se deterioran de una manera que requieran la intervención de las fuerzas de la resistencia en esta batalla?"

Los rebeldes sirios sostienen que Hezbolá ya está luchando en Siria junto a las tropas del Gobierno. Hezbolá e Irán son estrechos aliados del presidente Al Assad.

La crisis siria dura ya dos años. De acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, el conflicto se ha cobrado por ahora más de 70’000 víctimas, mientras que el número de sirios que se han visto obligados a huir del país ha alcanzado un millón de personas.


RT Actualidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»