«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 9 de mayo de 2013

España: Los crédulos se abandonan al rezo en tiempos de crisis; Equipo de Bitácora (M-L), 2013


«En tiempos de crisis, la desesperación, más el miedo, más la necesidad, más el déficit educativo o en su defecto, la educación encaminada a potenciar los sentimientos religiosos, hacen que afloren los profundos miedos inculcados por siglos de dogmas de lo incognoscible que se vale de la fe en perjuicio de la razón. Y de hecho, es una palanca que sienta las bases elementales que requiere el fascismo para lanzarse hacia la hegemonía política. No lo duden, estamos ante la misma coyuntura político-económica que originó el nazi-fascismo, otra cosa bien distinta es que la burguesía necesite del fascismo realmente en la actualidad para seguir gobernando, dado los bajos niveles de concienciación entre los trabajadores y lo fácil que resulta manipularlos para seguir manteniendo el sistema de explotación asalariada que les enriquece y beneficia.

Lo que no saben los rezadores –o si lo saben, pero prefieren ocultar sus temores tras los cirios encendido a los pies de un trozo de yeso al que se le ha dado forma humanoide– es que bajo la dictadura de la burguesía –sea en su forma democrático-burguesa o fascista–, bajo el idealismo que la ha hecho posible. el número de desempleados no hará sino que crecer, que esos 6 millones de personas desempleadas –27% de la población activa– son el resultado de una guerra declarada por la burguesía contra el proletariado hace ya mucho tiempo, una guerra que a veces de forma abierta a veces de forma velada se hace notar, que aparece y desaparece como el Guadiana de los temas de actualidad, pero que siempre está ahí. Estas gentes deben saber que esos parados son necesarios para el control del costo de la mano de obra por parte de la clase dominante, no son un accidente. Deben ser conscientes que el desempleo va e irá acompañada de otras medidas draconianas a imponer, válvulas de escape de la burguesía para poder mantener a flote el sistema sin que ellos sufran las consecuencias.

El tiempo les dirá que la respuesta no está en las iglesias, sino en la revolución proletaria, esa que ya es urgente».

Pedro Madrigal Reyes

Nota: este artículo si bien es fruto del trabajo personal del camarada Pedro en aquellos días, el Equipo de Bitácora (M-L) en la actualidad subraya todos sus pensamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»