«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 21 de mayo de 2013

Dilma Rousseff muestra una de sus mejores cartas

Me pudren (me molesta) la mentira y la demagogia… Haber señores, que el incremento del empleo, que esta señora precisa se da a expensa del sector servicio, no se da porque Brasil esté teniendo un crecimiento industrial sostenido… sino a efectos de los juegos olímpicos…; una vez estos se hayan realizados, la inmensa mayoría de esos empleos desaparecerán, son eventuales… Ahora, el trabajo por si no mejora la calidad de vida… sino el incremento del nivel adquisitivo y los derechos político-económicos… Es más, exactamente este argumento fue empleado en el pasado por la administración catalana con motivo de los juegos de Barcelona, incluso por la administración de Aznar bajo el edificio virtual de la inmobiliaria…

El problema está que tanto el PT-Corporation, como los demás partidos de la oposición, defienden una agenda económica capitalista basada en el desarrollo e impulso de la inversión en el sector privado nacional e internacional


La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció este lunes la creación de 4,1 millones de puestos de trabajo desde 2011 y consideró que el logro, que calificó como extraordinario, refuerza el objetivo de reducir la desigualdad social.

La mandataria comparó las cifras de su país con los altos índices de desocupación que afectan a los países de la Unión Europa.

“En mi gobierno ya creamos 4 millones de empleos, todos formales, llegamos a esta marca histórica ahora en abril, cuando fueron generados 200 mil nuevos puestos de trabajo, la noticia es tan buena que vale la pena repetirla: entre enero 2011 y abril Brasil creó 4 millones 139’000 empleos”, subrayó Rousseff.

 Los nuevos empleos así como la reducción de la desocupación, que bajó al 5,7 % en marzo, el menor desde 2002 según los índices oficiales, son temas mencionados cada vez con frecuencia por Rousseff en sus discursos y volvió a citarlos en su programa radial, Café con la Presidenta.

Las cifras anunciadas hoy fueron generadas por el Catastro General de Empleo y Desempleo, del Ministerio de Trabajo, que computa los contratos de cada mes y les resta los despidos, lo cual en abril dio un saldo positivo de 200 mil puestos, y en el primer trimestre fue de 300 mil.

“Para nosotros este número es importantísimo porque uno de los objetivos estratégicos de mi gobierno es mantener el crecimiento del empleo, y el salario en expansión, que son los factores esenciales para disminuir la desigualdad en nuestro país”, sostuvo la Jefa de Estado.

Los 4,1 millones de trabajadores representan “un número extraordinario y su importancia se hace mayor cuando lo comparamos con los países de Europa, donde el desempleo está creciendo a niveles estratosféricos”, comentó.

Encabeza el ranking de contratos formales el sector servicios, lo cual, según Rousseff, responde a la mayor demanda de una población que ha mejorado su “calidad de Vida” en los últimos años, con el surgimiento de una nueva clase media.

Desde enero de 2011 las fábricas reclutaron 470’000 asalariados, lo cual también fue destacado por Rousseff cuando citó el estimulo dado por el estado a la industria, ya que “hemos comprado vagones de trenes, ambulancias para reforzar el Sistema Único de Salud, aplanadoras de tierra y ómnibus que donamos las alcaldías”.

Brasil generó 19 millones puestos de trabajo en los últimos diez años, que abarcan los dos de la actual gestión de Rousseff y los 8 del ex gobernante Luis Lula da Silva, ambos del Partido de los Trabajadores (PT), de izquierda.

“Fuimos el país que más redujo el desempleo entre 2008 y 2012, o sea redujimos la tasa de desempleo en un 30%, según el Fondo Monetario Internacional”, conmemoró Dilma en su mensaje del 1 de mayo, Día del Trabajador.

El discurso exaltando el empleo y los salarios se perfila como parte de la estrategia de campaña de la petista Rousseff que en 2014 buscará la reelección, mientras la oposición socialdemócrata refuta esos argumentos.


Cuba Debate

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»