«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

miércoles, 10 de abril de 2013

De la crítica y autocrítica





«La crítica y la autocrítica es el elemento distintivo de las organizaciones revolucionarias de moral marxista-leninista, de hecho es lo que da proporciones monolíticas a la vanguardia revolucionaria y que permite alcanzar una mayor unidad ideológica (…) Téngase en consideración que las mismas fueron arduamente deformadas, y disipadas, desde las posiciones burguesas y pequeñoburguesas incorporadas por el revisionismo al movimiento proletario en nombre de la unidad y la disciplina partidaria (…) se habrá de distinguir que sólo los oportunistas, revisionistas y reformistas eluden el debate necesario que fortalece la unidad del movimiento; ello resulta de dos elementos a saber: por un lado del desconocimiento de las leyes que rigen las teorías del «socialismo científico», y por el otro, del temor a la confrontación de las ideas que puedan revelar su verdadera naturaleza retardataria dentro de las fuerzas revolucionarias (…) Tan peligrosa es esta práctica para la causa proletaria que en esa dinámica de extinción de la crítica y la autocrítica se llega a engañar a las masas, haciéndoles creer que al transitar sobre la lucha por la «liberación nacional» se hace implícitamente sobre el socialismo». (P.M.; KBML-1917.MK9, 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»