«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 29 de abril de 2013

Capitalismo periférico


«A diferencia de la lógica capitalista-revisionista que divide a los países en tres mundos, el marxismo-leninismo; el socialismo científico, lo divide en dos realidades dialécticas concretas a saber: países capitalistas por un lado (tesis) y países socialistas por el otro (antítesis). En ese sentido, dentro la dialéctica materialista no cabe hablar de tercer mundo –constituye una revisión de las tesis marxista-leninistas– pues este es un apéndice dentro de la cadena productiva capitalista, de hecho es el primer eslabón debido a estar dedicados a la producción de materias primas que nutre los procesos productivos industriales; este elemento ha evolucionado con la «globalización» y ahora también ocurre a expensas de la demanda de mano de obra barata (esclava) en origen o exportada. Por sus características económico-políticas, el capitalismo periférico se encuentra en un grado de desarrollo muy inferior a lo que podríamos considerar el «paradigma capitalista», muchas veces incluso con grandes rasgos de un régimen feudal y economías precapitalistas. En esencia, el capitalismo periférico se da a instancias de dependencia o imposición –cultural, militar, imperial, colonia, económica, etc– en determinadas regiones geográficas; haya su inmediata explicación en el principio burgués de la división internacional del trabajo». (Equipo de Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

2 comentarios:

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»