«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 11 de marzo de 2013

El tiempo se agota…


«Un día en el futuro nos obligaremos a ver al pasado y con la niebla ya esfumada..., y la demagogia propia de este tiempo ya disipada; nos preguntaremos: ¿Cómo fue posible que permitiéramos la construcción de algo muy similar a aquello que los soviético llamaron «nomenklatura» que floreció bajo el imperio del revisionismo? ¿Cómo fue posible que bajo una lección como aquella floreciera nuestra propia «burguesía» dentro de nuestras filas? ¿Cómo permitimos que la «inteliguentsia» nos intoxicara con sus falsos discursos de redención? (…) Seguiré repitiéndoles: fórmense compañeros, fórmense ideológicamente, indaguen, aprendan, cuestionen, critiquen, autocritiquen. No permitan que el discurso nuble sus sentidos, no se queden en la superficialidad de la palabra, escuchen pero también observen la praxis propia y ajena, la del que eleva el discurso a los vientos (…) puede que descubras una realidad amarga». (P.M.; KBML-1917, MK9, 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»