«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 22 de febrero de 2013

Una pregunta dialéctica


«¿Por qué el FSLN no pudo comprender «dialécticamente» que en el momento del triunfo, dentro de la realidad nicaragüenses, las «clases» [1] somocistas y antisomocistas habían dejado de ser la tesis y antítesis de las luchas, que el eje de las luchas se había desplazado a una expresión superior de la lucha de clases; explotadores contra explotados -la fuerzas somocistas que se organizaron después del triunfo ya no podían restaurar la dictadura como tal, de allí que su pretensión era únicamente restaurar el sistema de explotación empleado por el dictador como efectivamente ocurrió- y en consecuencia ya no había lugar para la unidad entre clases sociales enfrentadas?».

Notas

[1] Obsérvese que «clase» para referirme a somocista y antisomocista es con fines didácticos...

[2] Les explico un poco…

Conozco, entiendo y comprendo todos los por qué dados al momento y que explican la supervivencia de fuerzas que intentaron restaurar el sistema somocistas –la contrarrevolución-, pero el fin de mi pregunta no es ese… Este fue el proceso:

Primero me encontré que todas las tendencias del sandinismo estudiaban Marxismo Leninismo, que el Frente Sandinista –estamos hablando de la vanguardia, de la militancia del FSLN reconocida (poco más de mil en el momento del triunfo de la Revolución)- se reclamaba discípulo de las enseñanzas del Materialismo Dialéctico, pero hojeando me encontré de que durante la revolución solo el 25% de las fuerzas productivas eran estatales y un 41% del PIB…

Entonces, la pregunta era obvia: ¿Por qué Nicaragua con una condicionalidad social similar –que no igual- a lo ocurrido en Cuba no resultó en el ejercicio del socialismo?

Entonces me respondí que el socialismo en Cuba no se desarrolló como resultado inmediato del triunfo revolucionario sino como resultado de la fractura ocurrida en el seno de las fuerzas «anti-batistianas», que ese fue el punto de partida para llevar la lucha de clases a una expresión superior…, con el resultado de una Revolución Proletarias… Trasladando los hechos a Nicaragua, ese punto crítico tuvo lugar en el momento en que las fuerzas antisomocistas –oligarquía, burguesía e Iglesia- integradas en el sandinismo se separaron para convertirse en enemigos del proceso...

Claro, que mucho se ha dicho de que en Cuba estaba Fidel, Ernesto, Raúl, etc.; y claro que estoy de acuerdo de que su conducción ha sido acertada y exitosa, Cuba es el baluarte que aún resiste… Pero no solo se debe a eso…, a la simple conducción…

Fidel en Cuba y Carlos en Nicaragua, encontraron que en sus respectivas realidades la expresión dialéctica superior del enfrentamiento de las luchas era la anti-dictadura anti-imperialista; en ambos casos las dictaduras eran extensiones del imperialismo, ocupación por otros medios…, de allí que se requería la unidad de las fuerzas anti-dictatoriales, más allá incluso de la afiliación ideológica…

Pero en el momento que se da el triunfo… y se muestra que la unidad existente es frágil, o sencillamente se ha esfumado, ocurren dos cosas completamente distintas…

Mientras en Cuba se comprendió que la realidad dialéctica ya no estaba en las fuerzas pro y anti dictatoriales, y en ese sentido se desplaza el eje de la luchas a la «lucha de clases», e inmediatamente marcha hacia la extinción de la clase burguesa mediante la expropiación y socialización del universo de los medios de producción; En Nicaragua ocurre lo contrario, se genera un ambiente de convivencia…, que finalmente se traduce en la económica mixta, una suerte de keynesianismo aderezado con socialdemocracia, ambas expresiones capitalistas…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»