«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 11 de febrero de 2013

Orgánico


«En ciencias políticas y sociales. El término fue introducido por Gramsci para referirse en exclusiva al «intelectual orgánico» al que le atribuye la obligación irrenunciable de educador de las masas. Su fundamento es crear las condiciones para el desarrollo de la «revolución cultural» que dotará a los procesos revolucionarios de las bases necesarias para que sean irreversibles; con el devenir de los acontecimiento el intelectual orgánico se convirtió en un mero propagandista, resultado de estar encorsetado por los lineamientos establecidos por la organización —revisionistas o reformistas— a la que representa, lo que le limita exponencialmente en su actividad crítica y autocrítica. Obsérvese que con posterioridad el concepto de organicidad se desarrolló a otros niveles de comprensión, lo que determinó, entre otras cosas, que fuera asimilado a la «disciplina de partido», este es el principio por el cual todo militante está obligado a la defensa de una línea general determinada en las esferas de mando con la que puede o no estar identificado, según sus propios intereses de clase. Digamos que la organicidad se apoderó del discurso de la militancia y de la masa; esto ha resultado en un argumento silenciador en el caso de las organizaciones interclasistas «relacionadas con las luchas de los pueblos». Por supuesto, esto no quiere decir que sólo el marxismo-leninismo posee organicidad, pues toda organización, independientemente de su actividad, lo tiene incorporado en su estructura». (Bitácora (M-L), 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»