«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 19 de febrero de 2013

El papa, la iglesia y la crisis financiera


«¿Es posible que el papa haya renunciado como resultado de una lucha interna por el patrimonio de la iglesia en tiempos de crisis financiera global? ¿Es posible que en el fondo el objetivo sea que las entidades financieras absorban el patrimonio de la iglesia para evitar la caída libre del capitalismo global? ¿Será la medida artificial para prolongar artificialmente al capitalismo? (…) Lo que es evidente es que esto no se debe a los escándalos que han salpicado a la iglesia, pues en todo momento -especialmente en lo referente a la pedofilia- han disfrutado, y disfrutan, de la complicidad de los medio de (in)comunicación, sistemas políticos y judiciales globales (…) Estulin no tiene dudas de que se trata de una cuestión financiera, y particularmente me resulta muy plausible dado que la iglesia católica siempre ha sido un instrumento en manos de la clase dominante –El Vaticano es una creación de otro instrumento del capitalismo, el fascismo-, y el patrimonio existente en manos de El Vaticano es lo suficientemente abultado como para evitar el colapso del sacro santo sistema financiero, y del sistema que lo ha engendrado (…) Estemos atento, la alienación vendrá en la forma de un nuevo papa que buscará crear la idea de que marca un nuevo tiempo dentro de la retardataria institución, incluso, es posible que se trate de un sujeto no caucásico, reproduciendo el mismo artificio empleado y explotado en el caso del primer presidente negro de los EEUU». (Bitácora (M-L), 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»