«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

sábado, 26 de enero de 2013

Eso que llaman CELAC


«CELAC la unidad convertida en una quimera en donde las manos y los pies para el trabajo lo ponen los pueblos, y la cabeza que dirige sigue sentada en las sillas de poder construida por y para la oligarquía-burguesía. CELAC esa organización pensada para crear una idea de Patria Grande sin EEUU pero cuya influencia se deja sentir en cada milímetro de poder de la mayoría de Estados que la conforman, de ese subimperialismo que se filtra por cada poro de la américa criolla, que hiere la piel de la américa mestiza y clava las garras asesinas en los pueblos indígenas y sus milenarias formas de vida. CELAC esa cosa construida sobre las formas económicas del capitalismo que «renuncia» —al menos en lo teórico— al sometimiento impuesto desde los Estados Unidos durante decenio, pero que no duda en invitar y someterse a los que vienen de la vieja, la imperial, la colonial Europa; ¿acaso es otra cosa la inversión transnacional? CELAC esa organización promocionada como una nueva forma de poder, pero que no es más que un reducto del mismo poder para el que sólo es un instrumento económico, un nido de enemigos de toda idea revolucionaria». (Bitácora (M-L), 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»