«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 16 de noviembre de 2012

Yitzhak Rabin ordenó asesinar a un jefe de Estado extranjero

El premio Nobel de la ‘Paz’ es el premio más desacreditado, y más falsamente inflado por la propaganda… Un premio de imperialistas para imperialista -a fascistas incluso- que siempre es empleado para legitimar al capitalismo… Su función es premiar a belicistas o a ultra pacifistas que no representan ninguna amenaza para el sistema…, y en el mejor de los casos, es entregado a sujetos cuyas luchas pueden ser instrumentalizadas por el sistema para sus propios fines…

Criminal premio Nobel de la paz, Yitzhak Rabin

El primer ministro israelí Yitzhak Rabin aprobó un plan de asesinato contra un jefe de Estado extranjero en 1992, acaba de revelar el canal 2 de la televisión israelí.

En la operación, designada Bramble Bush, estaba previsto matar al entonces presidente de Irak, Sadam Husein, disparándole un misil teleguiado de corto alcance Midras durante los funerales de su tío. Durante el ensayo de la operación, 2 días antes de los funerales, un misil real fue disparado accidentalmente contra el convoy utilizado para simular el objetivo del ataque. Resultado: 5 muertos y 6 heridos entre los miembros de las fuerzas especiales israelíes (Sayeret Matkal).

Fue únicamente por falta de tiempo para la formación de un nuevo comando que el jefe del Estado Mayor israelí, Ehud Barak, quien estuvo presente en el fallido simulacro, se vio obligado a suspender la operación.

Yitzhak Rabin recibió el Premio Nobel de la Paz en 1994.

Red Voltaire

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»